domingo, 18 de diciembre de 2011

Silencios y palabras

Nadie tendrá tu voz.

Es tu dolor.
Es tu alegría.
Exaltación de tu vida.

Nadie podrá decir que es suya.

Es única.
Es tuya.

No hay llanto que se repita.

No hay palabra ya escrita,
aunque sea igual.
Tras ella está el significado
que cada uno le da.

Digo madre,
y pienso
en todos los atributos
que le asigno a la mía.

Madre solo hay una.

Mejor manera de expresarlo no la hay.

Esa rosa.
Esa amistad.
Ese amor.

Somos seres
que asignamos
con palabras comunes
lo excepcional
de nuestra yoidad.

Entenderse en lo más profundo es conocerse.

Entonces las palabras sobran.
No hacen falta.
Las miradas lo dicen todo.

Con un gesto.
Con un silencio.
Sabrás de mi dolor antes que yo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada